27 ago. 2008

Así se nos vienen los días; así empiezan y terminan; sin darnos cuenta y tratamos de verlos distintos a pesar de que todo ha sido planeado, es simple llevar una agenda, pero pocos logran tener el don de ser ordenados, por eso nunca he conseguido tenerlas y por eso, jamás aclaro que sé la totalidad de sucesos en un mismo día. Al final de cuentas siempre trato de evadir mis cirscuntancias con una que otra palabreria inherente y manteniendo el positivismo que supera las expectativas del resto.

Recordé el hoy, como tantos días; deseando bajarme del auto y comprarme una cerveza para limpiar mis penas, para que me pasen las iras o para que simplemente tome un poco de óxigeno este cerebro que mimetiza todos los aspectos más vanales. Son emergentes unas vacaciones, no tengo otra razón porque ya no logro estar a punto, siempre que es necesario.

Le daremos tiempo como a todo, seguro está vez, no fallaremos en el intento. Ya vamos por otra temporada de vida, otro año y otros días, con las manos firmes para trabajar y el pensamiento limpio porque se está haciendo, lo que se debe hacer.

No hay comentarios: