4 jun. 2009

Debo aceptarlo

Que hay momentos en que uno pierde la fuerza; pierde el control de todo lo que parecía superado, se desliza en caminos sinuosos y en el primer intento de fe; termina cayendo sin la tener la mínima posibilidad de salvarse.

Es hora de ser libres y acatar las ordenes del corazón; no me había percatado, que mi facultad para concentrarme, no era necesaria porque aun no resuelvo el dilema emocional que traigo dentro. Es simple aceptar que existe un problema, pero no he detallado de que se trata. Ahora que lo puedo observar más de cerca, son tantas las razones que laten dentro y tantas las maneras que tengo para ocultarlo; que sencillamente, me he hartado de darle bola y ahora, tomo la fuerza que tengo en mis manos para emprender un día sin haber descansado.

Es imprescindible que tome una resolución directa y definitiva. Ya que no es prudente mantener la constante de perder el control cada vez que se me venga en gana y permanecer valiosas horas de trabajo y creatividad en lamentarme por hechos que no han sido correspondidos.

Se que poseo una necesidad urgente de reposar en cama, pero de la misma forma estoy sumamente cansado de esperar a que el sueño finalmente regrese y se quede a mi lado. Tendré que ser aun más fuerte y no permitirme dormir a horas que no son adecuadas, al menos esperaré la noche para hacerlo, para dormir como lo haría la gente; porque en el control encontraré la calma.

La decisión de hacerlo está en mis manos y ningún otro sitio, la podré encontrar; desconozco porque se me hace tan complicado, al menos escribiendo puedo verbalizar mi realidad emocional, darle una adecuada resolución, definir una existencia y un nombre propio.

Hace mucho, que no realizaba la tarea de inventario y especificarme todo lo que alguna vez, debí hacer con mis sueños; siento como se convierte en una tarea satisfactoria pero inútil, entre ser quien quise ser y aceptar lo que debo ser.

Es como si intentara, superarme y cuando voy llegando a un espacio donde podría descansar; anticipo una mina en el camino e intento pisarla sin siquiera advertir que eso sería posible.

4 comentarios:

LUIS VELA III (EL NEGRO) dijo...

Huy, yo, me temo que soy un desorden quizás tope con algún personaje de Niños Rabiosos de Cocteau.
quizás, o Bolaño?

Abrazo

ironiadelirium dijo...

Eventualmente llega el momento, en unos antes y en otros después, en que uno decide ponerle orden a la vida, y todo poco a poco toma su curso.
Pienso que estas en un buen momento, para hacer lo que te venga en gana y esa es una oportunidad muy valiosa.
Saludos!

LOLA dijo...

QUE PENA QUE NO TE SIENTAS LIBRE.

LOLA CIENFUEGOS

Estertor dijo...

bueno, todos pasamos por estas etapas, yo ando en una similar...al menos tienes la suerte de usar esa capacidad impresionante que tienes de plasmar lo que sientes a través de las palabras, realmente cuando te leo me meto mucho en tu situación. Ánimo, creo que tienes las cosas bastante claras al menos...lo importante es tratar de ocuparse para no pensar demasiado en las cosas que te agobian. Saludos!