9 jul. 2010

Después de un largo y obligado descanso.

Hace tiempo no me había sentido tan involucrado con un sueño; no solo por el hecho de haberlo recordado y finalmente despertar con el descanso como primera impresión.

He soñado en mi primer amor de la infancia, quien me ha recordado porque aprendí a escribir poesía. Con imágenes y sonrisas, me he despertado con los ojos llorosos y con el corazón encendido, como hacía tiempo decía; ¡no despertaba con ganas de seguir soñando!....

Recuerdo hasta los olores, el tomar de sus manos y su sonrisa que me envenenaba todo intento por concentrarme en los pendientes del día, tenía alrededor de 11 años porque sencillamente el recordar, aunque no fuera explicito y real, también es detallista y no se conforma con darme una idea vaga, debe darme todos los aspectos importantes para que sea una experiencia llevada a lo sublime.

De los días que andaba descalzo por la vida y que podía pasar horas completas maquinando historias con finales felices, quisiera a partir de este post, empezar a comentar esas historias, encontrarme con los cuentos que era capaz de crear y siempre llevados por la tendencia versificada.

Aun siento demasiada obsesión por escribir y las últimas semanas se me había olvidado como hacerlo, ni siquiera fui capaz de contribuir con un par de líneas el mes anterior y esto no puede ser posible. Ahora, durante mi sueño he conseguido recordar, sentir y hasta congelarme por un instante durante un beso que sin lugar a dudas lo viví intensamente por años en mis fantasías; nunca lograré agradecerle a esta mujer todos los buenos sentimientos que hizo nacer en mi y no doy por hecho, que me reconocerá aunque parta a buscarla y le cuente todas las aventuras que vivimos juntos en mi memoria, entre mis fantasías y mis renovadas ganas de vivir.

Se siente bien, regresar y partir. Volver a crear y no confundirme con el primitivo hecho de construir lo que ya ha sido marcado en los libros. De paso, agradezco al zumbido de mis oídos y la jaqueca terrible de ayer, sin ellos, no hubiera sido obligado a dormir desde las 18:15 del día de ayer y reconocer que son las 6:57 am cuando regreso simplemente a escribir, como antes, como siempre lo hacía a recargaba mis baterías y alimentar mis sueños.

Un feliz día a todos.

No hay comentarios: