24 feb. 2009

¿Qué significa dar un paso adelante?

Aun entre tantos recuerdos que van cambiando la directiva de mis emociones; me van indicando los siguientes pasos a dar, no es común saber que tanta suerte me ha traido la vida, no es común que siempre estuve en el sitio oportuno cuando nadie había pedido mi llamado.

Cuelgo la ceniza, trasvaso un sentimiento de ansiedad; no me logro explicar como pude llegar a todo lo que está sucediendo ahora sin que en verdad lo haya merecido. Supongo, quizás me he ganado un espacio dentro de toda la parodia que llamamos vida y tras cada bocanada trato de explicar lo correcto.

Entre tantas aventuras y recuerdos que me han constituido, es meritorio darle una entrada al vacío que me persigue a cada respiro, exhalar mediante humo los dichos que me he sido meritorio y tal vez, regañarme por no haber sido el héroe del momento. La suerte realmente no existe, sino un par de buena decisiones, un par de pensamientos a conciencia o un poco de temor; realmente todo mi sentimiento de constipanción, és un alargue de la noche para sentir alivio. En donde me encuentro no llego a concatenar una verdadera idea, ¿qué se presentará mañana?; ¿cúal será la próxima manía que agarre para mantenerme atento al suceso?.

Es sin más que remediar los dichos, con una que otra alegoría de realidad, una fantasía innecesaria y la poca facultad que tengo para asimilar lo que estoy tendiendo a recordar. Hace tanto que no los miraba y sentía lo dejado en la escuela de la calle, sus golpes y sus atrasos. Erase todo como un vaso roto, lleno de miserable bilis, lleno de falasias y correcciones a tiempo imperfecto.

Es así, como se van acomodando las imágenes y los tragos; todo se vuelve absolutamente incorruptible para la mente humana; son esas piedras en el zapato que no te dejan caminar tranquilo y sin cojear. Quiero absorver esa facultad que tiene la gente normal para quitarsela como si se tratase de un estadío de pirañas, que están tratando de clavarte sus dientes al primer error y tomar la montaña donde no encuentres ningún lago para decaer.

Al parecer no me quedan muchas expectativas, mucho menos un causal obio de perdida. No existe nada y el vacío sigue corrompiendome el alma, ya ha pasado tanto tiempo y el mismo me da sus reclamos, ¿qué es lo que me faltó?....

Porque no puedo olvidarlo.....

1 comentario:

Mardel dijo...

Acabo de descubrir tu blog; me he ido leyendo entradas atrás y me gustó ésta para dejarte este saludo.
Sobre lo de dar un paso adelante, no sé... De un tiempo para acá me ha dado por pensar que a veces, cuando uno se siente al borde de un abismo, simplemente abre los brazos... y salta. Para qué? Quizá sólo para perder el miedo a caer.