3 jun. 2008

Que el trabajo no sea extenuante pero que tampoco falte.

Porque a veces se convierten en aquel engranaje que le pone movimiento a nuestros futuros hallazgos. Cuantas frases hemos creado; sin un verdadero ánimo, solamente el vano interés de mantener la mente despejada; trató de analizar, mi siguiente paso en la innecesaria voluntad de caminar derecho, al límite de solo conocer la existencia de nuestros excesos.

Intento no confundirme, tras lo que he dejado en mis escritos; solo encuentro una verdad divida y eso me esta abriendo una pequeña herida en los huesos; la noche no descansa, en donde cada minuto, el sueño sera menos ligero de tratar.

No hay comentarios: