8 mar. 2009

Olvido

No somos esclavos del trabajo, no conseguimos entender como funcionan las palancas que encienden los días de sol; Tal vez, eliminando un poco la arrogancia, empecemos a recordar, el sabor de los sueños.

Desesperanza es el término que me aborda, de inmediato empiezo a trazas detalles y estupefacto me relaciono con lo que ya traía desde antes; He pasado haciendo revoluciones en noches de frío y he conseguido olvidar, esa llama que me mantenía atento; el conformismo es también una lenta forma de morir, considero que será tarea fácil dejarlo a un lado y sostenerme, aunque el sueño será el mismo nuestras expectativas van en aumento ya que finalmente encontré la piedra atorada en la suela de mi pié.

Terminaré sanando y dando en exclusiva la satisfacción a esta contienda; Nada es imposible y mucho menos un complejo mental, creado de forma inconsciente y mantenida a base de sospechas. Como cualquier sospecha y su definición lo declara "DESCONFIANZA".

Desconfío de mis propias ideas y capacidades, de mis propios medios por alcanzar sueños y conexiones con la realidad aparente y mi único altercado presente es el cansancio; la segunda rueda de esta trascendental caída en una fosa de miseria.

Tendré que aprovechar más el día y el sol, la noche y la voluntad; el frío para arroparnos y un esbozo de fortaleza que pronto se constituirá en un futuro encaminado hacía un presente.

Existirá menos bilis buscando expulsarse a través de mi boca, destrozando mi garganta y tomándome desprevenido en una nueva tragedia.

El dolor existe, porque el mismo tiene libre entrada.

No hay comentarios: