18 mar. 2009

El camino.

El tiempo se dilata entre las manos; Se convierte en extractos puros de emoción. Somos la carestía de un orden perfecto y ausentamos tareas por obviar encuentros.

Aquella frase que me persigue, siendo "hace tiempo no hacia algo así"; concuerdo en no haberla superado, pero continúo en la batalla. Completar lo necesario para dormir en calma, realizar todas las tareas programadas y no fallar bajo ningún precio.

Nada es objetivamente imposible, tratamos de enmendar pasados absurdos o miserables fantasías; no conseguimos utilizar nuestras capacidades para resolver el presente. Es en donde nos resta apelar a nuestra lógica, sostenernos bajo nuestros ideales y encontrarnos en un camino adecuado.

Me detengo un instante, en el término mencionado. El camino adecuado puede ser cualquiera que deseemos escoger, nuestras decisiones corroboran el éxito futuro que nos avecina. La economía no está para tomar riesgos absurdos, pero nadie ha comentado los estructurados y organizados; en cierta forma me toma un poco de tiempo el análisis, el hecho de tomarlos pero bajo el mismo concepto opto por considerar aquellas corazonadas que es imposible silenciarlas. El camino como tal, debe ser visto, tanto por un medio lógico y emocional; en un balance apropiado, cosa de madurar y envejecer un poco.

Recupero la noción del tema; Realizar en el día, la acción adecuada tanto para satisfacer emociones y cumplir con los requerimientos para balancear la economía a base de trabajo. Estar presente en lo importante, lo pasajero y lo banal; Enrutarnos hacia el camino que hemos elegido.

Tanto individual, como colectivo; no se trata en realidad de conquistar sueños, ideales o cualquier situación específica. Es perfeccionar lo que sabemos, es vencernos día tras día para conquistar nuestras debilidades.

Entendido, gracias Pequeña Leona; siempre hablar contigo, me soluciona las confusiones.

No hay comentarios: