31 ene. 2009

Amiga, amiga, hace tanto que no sabía que esto existía

Como encuentro el escenario,
que dio a luz, a nuestra comedia...

Cuando escapábamos del viento, nos reunimos con la selva y nos contemplamos, bajo el irradiante sol de medio día..

Se nos ocultaron los relojes y cada latido marcaba el segundo próximo a devenir en nuestras aventuras....

Donde nos, esconderemos, donde nos... Donde desnudaras mis pensamientos en un brote de confianza y seré yo; quien cierre el argumento, de que somos demasiados iguales, al presente que nos hace cada mañana, un llamado para estarnos presente en las tardes...

Par versos, par letras, par sueños. Ahora la tarde me ha dejado de parecer distinta, a excepción de cuando no estoy contigo...

(en 5 minutos, lástima la teconología no se coloca para darte mi fría mirada, mientras te decía esto...)

2 comentarios:

Tuchis dijo...

Muy chevere loco, dice mucho

Beto dijo...

Me gustó mucho lo que escribiste, muy interesante. Me pierdo cada vez que paso por el penúltimo párrafo, esa doble negación me deja con la duda de haber entendido correctamente lo que expresabas... En todo caso muy interesante.

Saludos,
Beto