21 jun. 2008

Demasiada Emotividad

"A veces suelo solo contemplar el fondo gris que forma el techo con mi sombra al reflejarse entre el aire que aun pertenece a tu perfume, entre mis miedos de media noche y de madrugada continua, donde deseo cuidarte tan frágil como a una doncella y tan fuerte como a una diosa. Seré quizás la agonía de un estado emocional adyacente del cansancio provocado por coexistir con el mundo irracional que ambos sabemos que existe lejos de lo que vemos marginando los derechos de muchos. No exhalo una caricia de agradecimiento, pido el derecho implícito de pertenecer a tus más inocentes deseos. Hacerlos por ti es mas dulce que puede existir realmente en mis ideas cotidianas, aun no llegas a comprender el porque del asunto pero es así a veces suelo ser aquellos que no necesitan una carga energética de palabras mucho menos físicos soy de aquellos que se reconocen extraídos de la magia y consternados al misterio de descubrir quien eres hoy cuando puedo hablarte y cuando simplemente me reduces a imaginarte en tus emociones entre los momentos que divagas en el pasado, perdona si esto en realidad no es amarte libre; pero es así como llego a considerar ese sentimiento definitivamente, no atada a mis cirscuntancias y menos a mis momentos inútiles, es verte crecer trasparentes, ser de ti misma única arma y única verdad en tus palabras, es tener de ti lo que deseaba y darle mas incrustaciones no existe una bandera realmente solo un sueño y este tan solo deseo vivirlo contigo y así es como no se me hace tan difícil llegar a el es por eso que vagamente solo puedo decirte que te amo mi lobita rayada."

Escrito en el cúbiculo de un pasado; Escrito a quien lo merecé, hasta el día de hoy.

No hay comentarios: