14 ene. 2008

Los sueltos, de la semana anterior.

Esta que hubiera estado mas lejos, esta ultima vez que habíamos conocido el infinito que se convierte cada triunfo que gozamos juntos y de cómo nos observamos de repente entre un café, entre como dependemos del otro; ahora que nos levantamos despacio y partimos a nuestro encuentro, la mitad del silencio fue lo único que pedía y rogué a cada instante que ese no muriese nunca.
--------------------------------------------------------------------------------------------------

Gotas de agua que se deslizan sobre una hoja de cristal, forman los colores casi como un abanico sostenido de luces y se buscaban esquivas para no fundirse en una sola. Asi dos nunca quieren llegar a ser una sola y en cada espacio que se destinan a llegar son sencillamente, un pretexto mas para volver a encontrarse directamente viéndose a los ojos, para ser uno, para ser una sola alma consternada y agradeciendo que aquella hoja no es lo suficientemente grande para no permitirles jugar antes de sonreír.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Explícame realmente que sientes cuando miro tus ojos, porque tus labios quedan separados de ti pero a la vez tan juntos que se siente su calor entre ellos. Que siento el vapor que emerge de tu garganta y que este me hace vibrar cuando rosa mi cuello, cuando te escucho en la mitad de un suspiro y que siempre busco robarte para llevarte en mis adentros; para que encuentres mi boca, que llenes ese espacio que destino para ti en cada mañana que decido estar contigo y que ese no se llena fácilmente con cualquier palabra y menos con el poco tiempo que nos destinamos.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

Si el silencio me reclama tu nombre que le puedo decir, si también le reclamo que no desaparece y me trae tus fantasías. Porque aun así te escucho entre su ruido, hallo una copa y me siento frente a tus alabanzas, sonrió despacio jamás permito darme un detalle sino siento merecerlo y dudo tanto merecerte como tu misma has dicho, pero cuando eso empieza acobardándome; Tomo tu mano de inmediato y me sumerjo despacio en tus sueños.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

En verdad estoy tan enamorado de ti, a veces dudo tanto, porque te me fuiste como ilusión, temo encontrarme con la mujer que existe en mi vida. Esa mujer que me hace levantarme sin quejarme mas que por una trama de telenovela, que ríe a mi lado y que me permite tan solo verla despacio y sin atribuirme el mayor gusto de ganarme sus deseos. Mi ilusión, aun soy la tuya; desapareció y aun sigo a tu lado, transcendí ese momento, esa intensidad y la convertimos en amor póstumo. En uno que nos llevara a ambos a la hoguera o la eternidad que tanto ansiamos.

2 comentarios:

Maya... dijo...

Gracias por todo....

.....gracias por devolverme las ganas de escribir y por ayudarme a ordenar mis ideas...

.....gracias por llenar las páginas de mis días (al menos los primeros, te falta pasar esto) con sentidos, mitos y relatos de una historia increíblemente absoluta...

.....gracias por dejarme ser completamente infantil y reírte conmigo de lo absurdo del mundo...

.....gracias por enseñarme a hablar de postmodernidad sin dejarme arrastrar por la realidad líquida de un futuro anterior que demanda mi huida...

.....gracias por arriesgarte a cambiar, a creer en mí, a ser tú, a sujetarte de un significante vacío al que juntos entretejimos sentidos...

.....gracias por todo!!!

Belén dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.