31 may. 2007

Donde fue que todo se volvio un fracaso....

Intentaba callar eso que llamamos un ideal, para complementarlo en una razón social de estabilidad, sollozaba ahora en un instante y otros más solo contemplaba el sol de noche, cuando se forja en medio compás a retumbar de las nubes en un mezcla; suspicaz de momentos y de sueños que confortable me sostiene a la vez que me tumba en silencio al atravesar de tus pasos por errores frecuentes de ambos.


Recargando una y otra vez, manipulando el instante mismo donde estaré adyacente a tus ideas y el romance esta vez no pertenece a los enamorados de corazón, sino a las situaciones. Me pregunto tan ingenuo si en realidad es una deidad la moción de habernos sido presa de estos y no de los verdaderos sentimientos que poseíamos en verdad, me sostengo de nuevo. Una verdad, es la que teníamos o eramos una completa falta de madurez o una completa falta de energía la que nos corrompió para lograr ser lo que muchas veces soñamos para uno o para otro; para ninguno o para muchos.


Cuantas parejas existen en realidad y cuantas unidades en si, las comprenden. A estas comprendidas entre si y cuantas han dejado de comprenderse por muchas otras emociones diferentes. Y estas fueron reales al tiempo que ahora compartimos y estas son las que al menos nos sirven de ejemplo para mantener vivo aquello que una vez pudimos ser del uno o quizás del otro. Perdona, es momento de regarte un par de lágrimas en el sonido de una canción que no escuchamos juntos pero que comparte mucho de lo que atraíamos al viento, cuando juntos disparábamos a las estrellas con besos marcados y marchitos en el presente.


Y que me estalla el pecho y se me cierran las venas y arterias juntas entre si formando un espacio recóndito sin sangre, ausentes de permisos relegados y sintiendo el vacío que reconforta cuando se trata de ti y cuando se ha dejado de tratar de mi. Quizás que buscaba tanto ser inclemente al tiempo y mantenerme exacto tal y como había sido una y tantas veces inequívocas para defenderme y no ser mas el esclavo infeliz que erase que siempre he sido y no dejare de ser aunque lo demás siga siendo lo exactamente diferente a lo que fui una vez cuando he quedado inquebrantable por tus propias palabras.


Te pregunto en verdad, si quieres realmente el mismo de muchas veces o quieres algo nuevo, si hay demasiadas preguntas que traigo encima tanto tiempo y que el miedo mas que sobre todas las cosas ha hecho que siga siendo mas silencio que verdaderamente un grito en este abismo que se transforma el pensarte y el intentar levantarme un día sin saber que existes.


Desconozco si me haces daño y puedes flagelarme inmediatamente después de haberte visto, desconozco también hacia donde nos llevara el tiempo mientras continuamos en estas emociones contradichas. Desconozco mucho que prefiero encargarme de no pensarlas para evitar hacerme mas daño, para intentar permanecer en equilibrio imaginario.


Cuando sabemos que no existe algo que llamemos físico y cuando sabemos que tenemos las mismas palabras en la boca y que estas no son suficientes. Ahora contemplaba lo que decía un amigo cercano.

En donde fue que nuestras vidas se fueron convirtiendo en un fracaso, agitaba un poco la cabeza cuando lo escuchaba y retumbaba cada silaba dentro sin control alguno por aduana defensiva. Fracaso hacia donde. A que le llamo un fracaso o donde fue que mi vida perdió el hilo de ser llamada prudente al menos y no un retorico error que consuma otros mas pequeños.


En si estoy en un fracaso inmediato...


O es quizás la imagen de que los sueños se nos retrasaron deprisa y ahora tratamos de alcanzarlos, sin un seguro más allá de una muestra cooperativa de fuerza.


Un fracaso para quién o hacia donde, lo llamaríamos. Aún tengo tan pocas respuestas para todo lo que se establece de mi propia realidad, siendo más aún el incrédulo que confía mucho en la suerte y en el destino trazado en contrapunto y que no forma ni siquiera un cubrecama con cada una de sus puntadas a lo que puedo aún sostener que he recorrido de ella. Y es esto que no deja dormir en las noches y ni siquiera el frío desgarrador de estas cuatro paredes y sábanas son las que contienen mis lamentos cuando estos ya dejaron de ser un punzante al sueño nocturno que he necesitado tanto para ser en pie un ciudadano más del millón que intenta describir un pasado sin cicatrices.


A ratos lo tomaría a broma el hecho que has dejado marcado en que ha sido el alcohol quién ha destrozado mucho en mi existencia y que ahora necesito sentirme más ebrio que de costumbre para poder tener una razón real de mis sucesos. Esto era en verdad lo que destruyo o fue el delirio para darle un pretexto intuitivo para desinhibir todo lo que sucedía detrás de mis actos.


Me lo repito en cada uno de mis pasos, ingenuo lo he tenido bastante dentro y entonces a que le llamaría a toda esa basura que traigo por conciencia e innombrable fuerza que tiene cada una de mis palabras.


Dejare de mentirme en efecto, no es que he estoy viviendo mi propio fracaso, es tan solo que las cosas se me han puesto cuesta arriba y yo deseaba caminar en plano y saltar un par de piedras, reírme del suceso y continuar caminando acelerado, no tan despacio que conozco los letreros de las calles tan a fondo que puedo cotejar bromas para engañar el cansancio.


Primer efecto, dejar de gastar en analgésicos y verme unas buenas botas para trastear tranquilo el camino que viene de frente.


Al parecer no dejan de brotar ideas, pensamientos y deseos en cada uno de los actos que tengo. Y cada uno de mis actos parece que menos quiere saber de mi, mientras yo desearía saber mas de ellos.

No hay comentarios: