4 abr. 2007

...Juzgar...

Muchas veces considero al tiempo, cuando no tengo prisa o cuando no tengo nada mejor que hacer, que reprimir lo unico que me queda de cabello y la brisa contenida de smog, me llega levantar el animo.

Momento, un ruido fuerte...

Abrimos una puerta, la miro de frente permanece de perfil y trata de no incomodarme con una timida sonrisa en el fondo del laberinto que se conviertieron las franjas que formaban su blusa. Alli donde analizaba mas profundamente como quitarsela, se apartaba sin motivo, cuando no pregunte ni siquiera su nombre.

El error,
fue mio o de alquien mas,
quien esta presente.

Espero un instante mientras solo trato de aclarar mi vision con el trasteo de sus pasos, la verdad es agonizante, inequivoca, asficciante. El error es que estuve presente en el sitio equivocado o ella llego a ver a la persona equivocada.

Cuando la puerta finalmente se cierra, queda solo una pregunta latente.

¿Porque no fui yo, quien la juzgo antes de mirarla a los ojos?

No hay comentarios: