9 abr. 2007

Con una buena dedicatoria

No se, porque no aprendo eso de ti
A quebrarte las intenciones del día
con un absurdo y lastimero silencio
te despides y me dejas marcado

Con esa tendencia a imaginar cariño
Cuando simplemente tratas de ser dulce
Para no asumir que tan poco te sirvo ya;
Que ni para serte un paño de lagrimas
O al menos el infeliz que malgasta su tiempo
Escuchando tus delirios de adolecensia.

Me lo repito en cada palabra,
Emergida de desengaño
El tiempo, la distancia, ninguna fue razón
La razón es que ya deje de considerarte
Alguien para que pertenezcas a ser algo.

Algo que solo nace en un recuerdo
Y que lo veo desfilar, prácticamente
En cuestión de una camioneta
Sin frenos cuesta abajo
Fracaso, decepción.

Suerte la terapia, siempre da abrigo o al menos me entretiene mientras te olvido.

No hay comentarios: