26 feb. 2007

Placebo

Tomándole la mano al viento

la realidad se convierte en placebo

constante de los recuerdos

que no han nacido en vano.


Un brazo al piso y la constelación

de plasma digital, se siente inherente,

a la formación inestable de nuestra

imagen al margen de una despedida.


Entre nuestra piel solo estorbaba

la tela, como en nuestro tiempo,

la idea no era contemplarnos

sino deshacernos en delirio.


Armonía naciendo de tu garganta

y suscritas las palabras, yacían

en un puñado de tus vertebras,

se estremecían en cada latido.


Silencio en las orquídeas.

una tormenta de sal brotando

de entre tu frente incandescente

al rosar mi pómulo acompasándola;

rosándose entre nuestros labios.

No hay comentarios: