2 ene. 2007

¿Somos solo fantasías?

Antes,
fuiste el fuego vertiendo en mis manos;
y fui el viento enmarcado de tus gemidos.
Fuimos velas en la fila de un santo
al que rezan para cumplir deseos
en donde la piedad se oculta a veces
y las decisiones son solo fantasía.
Hoy,
eres estrella que atraviesa mi ventana;
soy la sombra que cierra tus puertas.
Somos ases cruzando el cristal,
a los que azares reenvían cartas,
escritas en la oscuridad eterna
de noches acumuladas de fantasía.
Después,
serás el destello de mis parpados;
y seré el suspiro en tus tímpanos.
Seremos cenizas agitadas por viento,
a las que levantadas por recuerdos
someterán a complacencia del tiempo
todas las fantasías en realidad viva.
Somos luces, creadas de míticas entregas de lugares clandestinos
Y de fantasías análogas,

No hay comentarios: