11 dic. 2006

Común la noche te cobija...

con su manto estelar
y a untadillas encuentras
el filoso encuentro con el silencio
¿Quizás esto no produzca tanto daño?
me preguntas sin tener respuesta
lo tomas al final harás lo que deseas.

Levantas las muñecas a la luna
su pose es conocida por el averno
sangre fluirás en tiempo asincrónico
mientras a la luz le expulsas
con ojos barnizados, ciegos,
tus lagrimas al descontrol
de tus actos marcados.

El mañana parece cercano
como la solución a tus laceraciones
siempre recientes, continuas,
refugiándote en no despertar
y darle al espejo el rostro fenecido
de un día igualmente siniestro
que deseaste olvidar
tanto así como tus sueños.

Cuanto desearas ensuciar las paredes
con tus momentos inútiles de soledad
si deseaste escucharte a la multitud
de razones adyacentes a tu sentir.

Mas el temor de hallarte ingenua
frente a frente con el sueño eterno
te hará recurrir al vendaje
y embriagarte desenfrenada
hasta perder conocimiento
y recuperarlo para continuar
en el carrusel de tu realidad.

---------------------------------------------------------

quizas siento tan rapido como escribo... aunque para la ortografia siempre nos queda uno que otro apoyo

No hay comentarios: