23 dic. 2006

Para Escapar

Absorbo cada palabra
que me es regalada
en bondad del caos
y vinagre expulso,
venas hipertensas,
venturoso desafió,
me impuse asalariado
a controlar mis gritos
por proteger mi voz;
de tus oídos sordos,
a mis peticiones
públicas de retornar
al pasado incongruente.

Vanidad inconstante
me protege el orgullo
jamás obtenido en verdad
cualquier noción
de alegría espontánea
característica de nadie,
escudo protegiendo
toda tormenta
alumbrando, eléctrica,
sin fin de laceraciones
de todas aquellas
lastimeras ocasiones
en que perdí el sentido
y me regale al deseo
para dejar de escucharte
soñando, imaginando
en carne y sangre
en promesas y mentiras
en todo aquello
que conformo el presente.

No hay comentarios: