19 dic. 2006

Algunas Objeciones

Consulto todos tus inútiles lamentos y eres hallada entre la espesa bruma de el humo que genero, de donde siempre te envuelvo en ti misma con tu abrigo fino que cubrió alguna vez tu cuerpo, que deje, que cada uno de tus huesos crujan al compás de mis obsesiones y lo que me devuelves es simplemente el desprecio de dejarme sin una respuesta a lo que realmente buscabas de mi propia voluntad cuando presionabas tanto mi pecho con tus palabras y atado a tus inconclusos deseos, solo me lance absurdo al abismo para dejar de escucharte y poder pertenecer a donde los sueños alcanzan para levantar el animo y quizás si aun no escasean o el precio es meritorio me rellenen con un par de cumplidos para abaratar un domingo lejos de la realidad de mi mente.

---------------------------------------------------------------------------------------------------

traduciendo mis pensamientos en cortos pasos y entre palabras que no utilizo tan amenudo como mis botas para emprender un viaje corto.

No hay comentarios: